El fin. Jorge Luis Borges

Al principio del cuento el lector supone que el protagonista, Recabarren, debe haber sufrido un ataque de apoplejía, por su descripción de la parálisis de un lado de su cuerpo y la falta de hablar.  Entonces se hace pensar en la lucha entre sueño y despertar, en cuando uno quiere seguir con el sueño a ver que pasará, pero al mismo tiempo luchando con la ansiedad de estar en control:

 

Habituado a vivir en el presente, como los animales, ahora miraba el cielo y pensaba que el cerco rojo de la luna era señal de lluvia.
         Un chico de rasgos aindiados (hijo suyo, tal vez) entreabrió la puerta. Recabarren le preguntó con los ojos si había algún parroquiano. 

 

Me hace pensar también en la lucha entre realidad y el sueño causada por la morfina…

 

 De todos modos es un ejemplo del tema borgeano del sueño y del recurso de jugar con el lector y le hace pensar en sus propias experiencias, y jugar con la realidad.  El lector tiene que tomar sus propias conclusiones, como hay mucho que el autor nunca explica.  ¿De dónde viene el negro y el otro? ¿Quiénes son? ¿Y Martín Fierro?  Es Recabarren?  ¿Es sueño?  ¿Es una figura Fierro, o el autor quiere que se crea que de hecho es el Martín Fierro?  ¿Cuándo muere?

 El cuento no nos contesta estas preguntas.  En vez, Borges da un rol al lector, como si fuera parte integral de la historia.  Así el juego final es entre el lector y el cuento.  Borges no permite que la lectura sea una acción pasiva.

Advertisements

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s